17 may. 2005

ZUMBIDOS EN EL AIRE

Para Ariel Ribeaux

Un hombre zumba 

al situarse en la página.
Almas líquidas se deslizan

por la tinta de sus manos,
una miel para el país vacío.
Toda esa tinta zumba,

la mano en el cuero zumba,
el clavo zumba, penetrando.
Al hombre de la página
no le importa que le dibujen
agujeros negros en los costados,
o en el anverso de Dios 

que mira sonriendo, bocarriba.