23 jun. 2008

Apuntes frente a un Cristo tatuado


{b} La crucifixión cristiana fijó, avant la lettre, las bases del arte contemporáneo en Occidente. Propició una sensibilidad, la vida como obra y gestualidad.

{c} La cruz deviene obra, pues Cristo planificó esta puesta en escena. En la última cena avisa a sus discípulos varios detalles del montaje, ciertas características del desarrollo de la acción. Señala el libreto de quienes lo "traicionarán" (no sólo Judas, recordemos a Pedro y los cantares del gallo).

{d} La necesidad histórica y la radicalidad de su mensaje (el amor al prójimo en tiempos de vasallaje) legitima el uso de su cuerpo como símbolo. Intentó antes comunicarse a través de las palabras, la poesía de sus parábolas... ante su parcial ineficacia, opta por un discurso más totalizador, donde cada instante de su pasión adquiere vocación sígnica. Poética en estado vital y carnal.

{e} Su diatriba contra los mercaderes del templo aparece como una especie de intervención en el espacio, un happening, puesto que sus acciones carecían de poder cohercitivo. Es, otra vez, el gesto.

{f} Cuarenta días en el desierto, sin comida ni agua. Estado sagrado y performance.

{g} Cizaña o la persistencia de los símbolos: "el Reino de los Cielos es semejante a un hombre que sembró buena semilla en su campo. Pero, mientras dormían los trabajadores, vino su enemigo, sembró cizaña en medio del trigo y se fue. Cuando brotó la hierba y echó espiga, entonces apareció también la cizaña. Los siervos del amo acudieron a decirle: Señor, ¿no sembraste buena semilla en tu campo? ¿Cómo es que tiene cizaña? Él les dijo: algún enemigo lo hizo. Le respondieron los siervos: ¿Quieres que vayamos y la arranquemos? Pero Él les respondió: No, no sea que, al arrancar la cizaña, arranquéis junto con ella el trigo. Dejad que crezcan ambas hasta la siega. Y al tiempo de la siega diré a los segadores: arrancad primero la cizaña y atadla en gavillas para quemarla; el trigo, en cambio, almacenadlo en mi granero".

{i} Nancy Spector: Bacon viewed the Crucifixion as a 'magnificent armature' from which to suspend 'all types of feeling and sensation'.

{j}
En la última cena, Jesús no reparte el pan a sus amigos, sino que les entrega la idea de su alma carne la apariencia de pan. El símbolo poético recrea una nueva realidad, a través de la digestión del mensaje, haciéndose vida.

{k} Estos Cristos de Leandro Asoli son la confirmación de la vigencia de la cruz como pulsión metafórica y eterna, frente a la vida y sus contingencias. Eterna si entendemos que el único tiempo posible es el presente, claro está. Al presentarnos varias crucifixiones reposicionadas e intervenidas por el gesto artístico, Leandro Asoli nos recuerda el valor de aquel signo primigenio, la suprema voluntad poética del emisor, quien, al ser hijo de Dios, resulta nuestro semejante, uno de nosotros. Jesucristos tatuados, suspendidos, totalmente solos frente a  nuestras islas-cuerpo, asolados por las grafías del dolor y la desesperación.

{l} El cuerpo del Cristo es el vehículo de un mensaje que parte al tiempo. Su irradiación nos inunda, pues también podemos simular los mismos impulsos sobre nuestra carne. Es en esa medida que resulta muy comprensible la socialización tan abismante y conmovedora de la "buena noticia": no era aquella la primera crucifixión que ocurría en el mundo, pero sí la primera que fue escogida como momento culminante para una poética desarrollada a través de diversos performances (o milagros).

{m} Otro de los valores del mesías cristiano consiste en su carencia de moralismo. La moralina más bien aquejó (y aqueja) a muchos de sus supuestos seguidores. La aceptación de Magdalena como una de las mujeres santas, así como el episodio de la "primera piedra" son señales concluyentes. De esa cuenta, la re-utilización de su figura para transfigurar un tipo de mensaje no oficial para lo cánones eclesiásticos, termina siendo justificada, deseable, incluso.



{n} Bataille proponía tres vías para romper la mónada individual. Una de ellas, la orgía, la descarta Perlongher décadas más tarde, por considerar que en ésta se disolvían los cuerpos sólo de manera aparente, reinstalándose de inmediato un vacío como el punto más alto posible del egoísmo: su "gimnasia perversa" resultaba un infinito de espejos sin contacto. El amor, en cambio, se instituye como una vía más confiable para alcanzar una fusión capaz de agotar la angustia, se nos abre como infinita posibilidad frente a nosotros: el amor, actividad incontestable de comunión. Del mismo modo adquiere valor toda búsqueda de lo sagrado, ya que es una radical manera de alcanzar a un otro significante. Lo sagrado resulta ser el referente místico y exacto para la creatividad humana, para el arte que nos encamina a diversos niveles de éxtasis.

{ñ} En cuanto a la resurreción, no importa si ha sucedido o no; en realidad sería igual de asombroso e impresionante que la misma nunca hubiese tenido lugar. Tan inolvidable su inexistencia, como la mismísima imagen del hombre subiendo hacia los cielos.



Imágenes: cedidas por Leandro Asoli