2 oct. 2008

Ornitorrincos

Hace poco me ganaba unos centavos adaptando subtítulos de Tintin para la televisión brasileña. Resultó muy curioso hacer ese trabajo sin haber sido nunca especialmente fanático de nuestro civilizador amigo. Lo más interesante fue que descubrí que, en cierto capítulo bastante conocido, Tintin sobrevive a un sacrificio preparado por los incas, gracias que Tintin anuncia un inminente eclipse solar, con lo que la serie parecería intentar fijarnos una idea de superioridad científica occidental que, por suerte, se pondría en duda unos años más tarde a través del cuento "El eclipse", de Tito Monterroso.
No sé si viene a cuento pero por estos días también me pone feliz saber que terminé (junto a José Luis Sansans) de revisar  la traducción al español del libro A ordem secreta dos ornitorrincos (La orden secreta de los ornitorrincos), de María Alzira Brum, un texto transgénero (en su sentido más lúdico y potente) que recomiendo como una lectura divertida e inteligente, en donde quedan cuestionados, de las maneras más simpáticas y aparentemente inocentes, los estatutos de autor(idad) y obra; de la sexualidad como imposición y de la narración como un carril de un único sentido.
Hablamos de un libro en donde incluso quedan desafiados, en clave de ciencia ficción, los rígidos cánones de la belleza actual, entre varias cositas más. Ya aparecerá muy pronto por ahí este texto-fiera, estén atentos.
+ El ornitorrinco sí que es un animal muy divertido.
Y muy bonito o muy feo: tú decides...
Imágenes: Facebook Alan Mills, www.bibliotecaspublicas.es, www.oglobo.com