24 mar. 2010

Discurso


Intenté explicarles que no era yo el encargado del discurso. Sólo pasaba por ahí, les dije. Pero al verme frente al micrófono y con tanta gente, miles, esperando mis palabras en esa plaza, no pude evitarlo. No sé decir que no. Entonces lo que hice fue ponerme a hablar de No Sé Cuál Cosa Secreta, o algo así, que creo que nadie, o casi nadie, alcanzó a comprender. Cuando terminé, el silencio de la plaza llegó a ser tan aterrador (o tan sólido e inquebrantable), que se podía escuchar desde el podio a un grupo de hormigas construyendo su futuro por debajo del asfalto.

Imagen:http://www.saatchi-gallery.co.uk