3 nov. 2010

Literatura Hacker en el I Encuentro de Literaturas Americanas en Rosario, Argentina

Por Beatriz Vignoli/ Página 12
(...) Un novedoso y genial uso de la literatura de Borges entusiasmó al público en la aplaudida mesa del sábado a la mañana, en la que el poeta guatemalteco de origen jamaiquino Alan Mills (invitado al Festival de Poesía el año pasado) reveló la influencia del Popol Vuh en El Aleph.
La ponencia de Mills fue un hit dentro de una celebrada mesa, "Lenguas en conflicto. Las lenguas y dialectos de la literatura americana", el sábado al mediodía. Con la coordinación de Enrique Foffani, participaron además Bartomeu Melià (España/Paraguay) y el chileno de origen mapuche Luis Cárcamo Huechante, estudiosos respectivamente de la literatura en guaraní y en mapudungun, la lengua de la Wallmapu, la nación mapuche. En una sesión de preguntas y respuestas que se extendió porque el público no quería irse, Cárcamo Huechante (que enseñó en Harvard y tiene un doctorado en la Universidad de Cornell) relató su sueño de crear una biblioteca mapuche en el sur de Chile. El incansable chileno está preparando una antología de poesía mapuche que incluirá a intervenciones radiales mapuches en Argentina como el periódico virtual Azkintawe.
"No veo a los indígenas como el pasado sino como futuro post exótico", señaló casi al cierre de la sesión Mills, quien no cesaba de deleitar con sus conexiones entre la cultura maya y la ciencia ficción. "No fue tanto un choque de culturas como un choque computacional, el del sistema vigesimal y los calendarios de los mayas con la España de la cruz católica y el sistema decimal", comentó luego como al pasar.
El eje conceptual del punto 2 de su ponencia (que constaba de 5 puntos, de los cuales sólo leyó 4), fue la noción de "maya hacker" propuesta por la antropóloga norteamericana Diane Nelson. "Para Nelson, un maya hacker es aquel sujeto miembro de una colectividad indígena que adapta una serie de estrategias para quebrar el código cerrado de la modernidad capitalista y de sus aparatos estatales, insertándose en el espacio de la cibercultura del mismo modo en que los hackers ponen en jaque la seguridad de los parajes de la web", escribió Mills.
"Es por esto que me permito usurpar un mecanismo de la ciencia ficción para transformar esa lectura represiva que opera sobre las culturas originarias del continente, la cual los obliga a aparecer en calidad de paisaje, vestigio o ruina".
Lectura, cabe agregar, aplicable a toda subalternidad, no sólo la aborigen. ¿Serán los escritores de la muy literaria ciudad de Rosario, acaso, un dato exótico semejante?.
Imagen:http://www.publicdomainpictures.net/view-image.php?image=31879&picture=bola-calendario