24 nov. 2010

Viajes de ficción



Un poeta descubrió el engaño. Ha comenzado a difundir la especie y ya no sé qué hacer. Se dio cuenta de que todos estos años hablando de viajes, mencionándolos, contando sobre ellos, no han sido más que la prolongada duración de una mentira.

Les pido perdón a quienes pensaron que de verdad había paseado por tantos y diversos países. Por tanta fantasía generada a partir de mi deseo de mundo. Perdón, siento vergüenza por haber fabricado un personaje literario a partir de esta farsa pretendidamente cosmopolita, pero ahora ¿qué puedo hacer para remediarlo?

A manera de desagravio (y para dejar constancia de que sí voy a viajar por el mundo), ahora tomaré fotos de todas las ciudades que visite, ¿está bien? 

Las subiré a Facebook y taggearé a la humanidad entera si es necesario. Comienzo hoy mismo, con estas imágenes de Berlín:



Imágenes: Alain Mills