9 jul. 2014

El objeto antes llamado libro



Alguna vez escribí una serie de poemas sobre la desaparición del objeto antes llamado “libro”. Era un álbum de fotografías verbales que intentaba atrapar la sombra de algo que jamás existió.

Por momentos, la manipulación de la luz me hizo pensar que la verdadera poesía tendría que tratar de lo invisible: pero entonces sentía que se me iluminaba la sombra y contemplaba una poesía que era también esa desgarrada voz de lo que se hace presente en el cuerpo. Esto me lo comprobaron los animales heridos que se apropiaronn de ciertos poemas: fue hermoso ver cómo se los arrebataban a los fantasmas.

¿La poesía es el campo de batalla entre lo visible y lo feroz?

Hay algo que sí me queda claro: la mano del lector es movida por otra mano invisible que le ayuda a pasar la página. Sólo así, acompañados, conseguimos salir del libro.