10 jul. 2014

QuijoText


Veo desde esta colina unos molinos de viento. El panorama hace que me sienta tentado a decir que los locos de aquella novela de caballerías eran los molinos, pero algunos lo van a tomar de foma literal. Los que se creen chistosos no entienden los chistes.

Es demasiado raro ver estos molinos plantados por esta zona, país y región. No creo que sean gigantes vestidos de esta manera para congraciarse con mi apellido, o con lo que he hecho de él, ni con lo que algunos quisieran arrebatarle.

Tampoco pienso que todo esto tenga alguna relación con la ambigüedad material en la que estoy flotando, ¿o sí?



(Publicado originalmente en este blog en el año 2010)